martes, 28 de febrero de 2017

Entrenamiento para combate

Cuando uno dice esto, muchas veces ocurre que el alumno tiene una expectativa, y la realidad es otra.

Muchas veces el alumno llega al Kwon cuando uno dijo: mañana trabajamos combate!... con los ojos rojos y ardientes, después de haberse visto todas las películas de Rocky, de Van Dame, de Jackie Chan, de Jet Li y de Donnie Yen y hasta las del Zorro por si hay armas. Resultado: si la hora y media de clase no se hizo combate, el alumno se va decepcionado o desilusionado… Bueno no siempre… pero no ocurre algo de eso?... mmm…



Tengo una mala noticia: le pifiaste pibe… dije “Entrenamiento de combate”, no “juntarnos a pelear una hora y media”…

Y es distinto.
Repito, una cosa es juntarse a pelear una hora y media, otra muy distinta es entrenar combate una hora y media.
En qué radica la diferencia. En la enseñanza.

Si el profesor deja a los alumnos que durante una hora y media hagan combate y su intervención solo es evitar excesos, marcar los tiempos y distribuir los guantes, no está enseñando combate. Está dejando que peleen, con suerte se aprenda de esta manera o no… dependerá de muchas cosas.

Para empezar a la hora de entrenar combate en primer instancia hay que comenzar como siempre, calentando y alistando el cuerpo. Después se pueden diagramar muchas actividades (todas necesarias aunque no todas necesariamente el mismo día).
Si uno enseña combate, debe enseñar técnica básica. Este trabajo será distinto al de técnica básica para formas. Se trabajaran por ejemplo, combinaciones, golpes, defensas, avances movimientos, desplazamientos, traslaciones, rotaciones.



Se debe entrenar conceptos: estos pueden ser defensivos (bloqueos de distintos tipos, percutientes, desviantes, adherentes) ofensivos (golpes a posición fija, golpes con desplazamientos, golpes trasladando el peso del cuerpo, técnicas de agarre, de lance, de barridos. Anticipos, escapes, esquivas. Muchos de estos ejercicios se podrán trabajar en solitario (sombra) o en pareja.

Otro trabajo será el de aplicaciones, los módulos de los que salen las técnicas a aplicar. En esto al igual que en la técnica básica, se puede trabajar, técnicas generales y válidas para cualquier estilo (el 1-2 es universal) o técnicas específicas derivadas de los estilos entrenados, adecuados al combate (no con posiciones tan bajas, tan marcadas o quizás tan Técnicas).

Después se debe trabajar la aplicación con continuidad pero de forma pre establecida para que el practicante asimile la técnica: en posición fija, en trabajo en pareja (sparring), con focos para desarrollar potencia.
Y al final llegamos al pre combate y al combate. En el primero se puede pautar tres o cuatro golpes cada uno, o que uno ataque permanentemente. En el segundo el trabajo es libre.

Como se ve, salvo en una clase de fajas negras (y hasta por ahí) la posibilidad de que toda la clase si se trata de aprender y enseñar combate, es nula. Salvo que el trabajo planeado sea resistencia a muchos rounds, muchos golpes, etc. Pero esto es difícil dado los grupos de niveles variados con los que uno suele trabajar.



Un alumno desprevenido podría cuestionar: eso no es trabajo de combate eso es técnica básica. Bueno en primer lugar: flaco, yo decido la clase… poco tolerante el comentario pero real. Lo más importante es que si, hay técnica básica, porque SIEMPRE SE DEBE PARTIR DE LAS BASES, salvo que este trabajo de técnica básica es distinto al destinado a pulir formas, o a desarrollar por ejemplo fortalecimiento de piernas o resistencia de brazos con técnicas de base. Se trata señores: de una clase de o para combate.


Y repito una de las primeras frases que me gustó mucho: “esto es entrenamiento para combate, no juntarnos a pelear”. Esto último lo hace cualquiera, y como dije quizás uno a los bifes aprenda y mucho. Pero hay mejores maneras de hacerlo. Y se resumen en: practicar, repetir, trabajar la técnica, transpirar, perseverar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario!!