sábado, 2 de abril de 2011

Sun Tzu: "El Arte de la Guerra"

Una historia

Sun Tzu, que había nacido en Ch’I, logro con su obra sobre el arte de la guerra, una audiencia de Ho Lu, Rey de Wu.

Ho Lu dijo: “He leído tus trece capítulos, Señor, en su totalidad. Puedes hacer una pequeña demostración sobre dirección de movimiento de tropas?”

Sun Tzu replico:”Si puedo!”

Ho Lu preguntó: “Puedes hacer esa prueba empleando mujeres?”

Sun Tzu dijo: “Si”

El Rey entonces hizo enviara del palacio ciento ochenta hermosas mujeres.

Si vis pacem, para bellum...

Si vis pacem, para bellum es una máxima latina que significa "Si quieres la paz, prepara la guerra". Aunque a veces se atribuye erróneamente a Julio César, en realidad deriva de un pasaje del escritor romano de temas militares Vegecio que dice:

"Igitur qui desiderat pacem, praeparet bellum" (libro III, prefacio).

El dicho es uno de los muchos basados en su obra Epitoma rei militaris, posiblemente escrita alrededor del año 390 d.c.

Hay una sutil diferencia en la gramática de las dos frases. La primera es enfática, o viva. Se trata de una frase condicional presentada como una oración adverbial con el verbo en indicativo. Por lo general se esperaría que el verbo principal estuviera en indicativo, pero el autor cambia al imperativo. El resultado es un imperativo: si realmente deseas la paz, prepárate para la guerra.

La frase de Vegecio es una hipótesis. Es una frase condicional menos vívida, construida como supuesto, con una oración adjetivada y con ambos verbos en subjuntivo: quien deseara la paz, (por lo tanto,) se debiera preparar para la guerra.

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Este comentario o post comienza con la cita latina de arriba y se fundamenta en ella para desarrollar una opinión meramente personal, no una verdad universal (las cuales también podrían ser discutidas si es que existieran).
El tema de las Artes Marciales (A.M.) y la violencia es arduo pero altamente interesante de discutir y pensar.

Ya por su definición es claro que estas prácticas fueron creadas en su origen como herramientas para el combate y su mayor desarrollo quizás haya sido pensando en términos de las milicias, aunque por otro lado también florecieron en templos y ámbitos civiles.

Existe contradicción en esto?

Son las A. M. disciplinas violentas o que fomentan la violencia?
Esto último se puede descartar claramente de lleno en forma inmediata.


Es claro que cualquier instrumento o herramienta desarrollado por el hombre puede tener una finalidad primaria, pero el uso que finalmente le de una persona dependerá de la filosofía propia del individuo. Un ejemplo claro lo demostrará: una jeringa puede ser utilizada para prevenir enfermedades vacunando, puede salvar un vida en ciertas circunstancias o puede ser un arma en manos de un maleante. No es el instrumento sino la intención lo que marca la diferencia.

Las A.M. se han desarrollado como dijimos como disciplinas para la guerra o para la seguridad del individuo y aquí en esta última alternativa se puede encontrar el porque ayudan o fomentan el autoconocimiento y el crecimiento personal, contribuyendo a la larga a la construcción de un espíritu calmo, equilibrado y en paz.